Caminatas una opción saludable

mayela

Aún en su lecho de enfermo mi esposo, me decía “continúa corriendo, si hubiese oído tus consejos, la historia sería otra”.

Fecha 10 de diciembre 2009, la cual marcaría mi vida por siempre, Ricardo termina su sufrimiento y su alma descansa. Su agonía y su dolor habían concluido. 

Su ausencia aún duele, pero debíamos recuperarnos y honrar su memoria. Iniciar proyectos, concluir estudios en fin continuar con la preciosa familia que juntos habíamos formado, y de la cual Ricardo estaba muy orgulloso, él había trabajado arduamente para que sus hijos lograran ser personas de bien para la sociedad. 

Tratando de aprender a vivir sin su presencia física, pero con todos los valores que lo caracterizaban, como: honestidad, trabajo, esfuerzo, dedicación, sacrificio, compromiso, responsabilidad y amor por la vida, me propuse una meta subir el Chirripó,  era un reto;  si yo podía conquistar el punto más alto de mi país, podía con la difícil tarea de aprender a vivir sin ese compañero, amigo, esposo al cual amé con sus defectos y virtudes, en las buenas y en las malas; durante 33 años.

Así que en abril, 2010 junto a mi hijo Kenneth iniciamos el ascenso, era dura la caminata, pero ahí encontré esa fuerza espiritual, esa paz que necesitaba en esos momentos, ese contacto con la naturaleza y sentí la presencia de mi esposo dándome la fortaleza para continuar y llegar a la cima. Es increíble lo que transmite ese lugar, ese mensaje divino de que Dios existe y está muy cerca de nosotros en los momentos que más lo necesitamos.

Lo había logrado, Chirripó conquistado; simbolizando la gran hazaña y el motivo de este reto,  los otros caminantes, mi hijo y yo, hicimos una oración por nuestro amado Ricardo y colocamos su foto bajo una gran piedra, en la cual escribí su nombre, fue un momento muy emotivo y ahí sequé mis lágrimas y continúe caminando.

Después de este evento comprendí que las caminatas eran la opción perfecta para invertir en mi salud física y emocional, así que desde hace cuatro años disfruto una vez al mes de los beneficios de esta bella actividad junto con el grupo Aventuras Buena Vida.

En cada caminata a las montañas, cataratas, ríos, bosques, playas en fin a cada lugar hermoso de mi bella Costa Rica, consigo alejarme del ensordecedor ruido artificial, para solo escuchar el sonido de la madre naturaleza, y encontrar esa paz espiritual que me da la fuerza para enfrentar mi vida.

Así como yo se los recomiendo, también los expertos muy bien lo hacen, ya que según los estudios el caminar tiene grandes beneficios sobre nuestra salud, entre los cuales están:

1. Fortalece el corazón

2. Mejora la resistencia cardiorrespiratoria

3. Beneficios contra el cáncer

4. Beneficios para la mente

5. Beneficios contra la diabetes

6. Mejora el estado de ánimo

7. Se evita la obesidad

8. Mejora el sueño

Por esto, es que les aseguro que el caminar por lo menos tres veces por semana, ya sea cerca de nuestras casas u oficinas; y por lo menos una vez al mes junto con algún grupo de caminantes, es una excelente terapia. Atrévase, y únase a dar muchísimos pasos con calidad de vida…, apague su televisor, su “tablet”, su celular y a caminar, su cuerpo, su corazón y su mente se lo agradecerán.

Recuerde tener vida no es lo mismo que tener calidad de vida… invierta en su salud.