Seis de la mañana de algún día de marzo de 1967, el inicio de una aventura estaba por comenzar, el largo camino del aprendizaje se iniciaba, era mi primer peldaño en la escalera del conocimiento y la llave que abriría la fuente de mi inspiración para lograr metas y sueños.

Mi madre, desde muy temprano apresurada y con verdadero entusiasmo nos preparaba el rico desayuno para que fuésemos a la escuela con “la barriga llena” decía ella “porque con hambre no se aprende nada.”

Recuerdo cuando mi amiga Norma Teixidó, quien actualmente vive en Barcelona, me comentó que desde que tiene a su fiel mascota, el salir a caminar le resulta mucho más fácil porque se siente comprometida con su perro y por lo tanto la “señora pereza” que antes la dominaba, desapareció, y ahora afirma que: “es un placer disfrutar de las caminatas junto a Doggy, quien es especial, agradecido, cariñosísimo, juguetón, obediente; es una delicia de perro”.

Por ser modelo 60, he vivido tiempos de muchos cambios que me han hecho valorar cada etapa de mi vida. Nací en una familia de escasos recursos, mi mamá ama de casa, mi padre jornalero,  quienes a pesar de las limitaciones económicas nos dieron a mis 7 hermanos y a mí una educación y excelentes valores, que gracias a ellos, hoy soy una mujer plenamente realizada.

Páginas

Suscribirse a Invierta En Su Salud RSS